Reforma una vivienda gracias a las constructoras de Barcelona

Disponer de una casa al gusto del consumidor es una de las demandas que actualmente se dan entre los compradores del mercado de la vivienda. Los pisos planificados por los arquitectos de las promotoras, tanto en Barcelona como en cualquier parte del país, pueden no responder a las demandas específicas de los usuarios, por ello el sector de la reforma es uno de los que se encuentran en auge en este momento.

Si una familia quiere comprar una casa de segunda mano y dispone de crédito extra, seguramente se embarcará en la realización de una reforma para dejar su casa remodelada según sus necesidades y gustos. Ampliar la cocina para permitir un concepto abierto o crear estancias amplias eliminando pasillo son algunos de los cambios más demandados ya que permiten disfrutar más de los espacios comunes y disponer de estancias más luminosas donde se hace la vida la mayor parte del tiempo. Pero este tipo de reformas no se realizan sólo en los inmuebles usados, una buena constructora Barcelona también realiza pisos a medida de sus viviendas de obra nueva, poniendo a disposición del cliente no sólo una amplia gama de opciones de personalización para elegir desde el color de las baldosas del baño y la carpintería de toda la casa, sino que tiene un equipo propio de interioristas que asesoran y crean un proyecto personalizado para cada comprador, asegurando que cada piso es único y responde a los gustos de cada familia adquiriente.

En el caso que se ha puesto de ejemplo en relación a la constructora de Barcelona, la reforma forma parte del precio de venta, sin embargo, en viviendas de segunda mano hay que tener en cuenta el coste total de lo que se vaya a reconstruir además del precio final. No es lo mismo pintar la casa que modificar distribuciones o incluso cambiar la instalación eléctrica y de fontanería, cosa bastante habitual si lo que se compra es un piso antiguo con varias décadas a sus espaldas. Si bien es cierto que en ocasiones realizar una reforma puede convertirse en una odisea, tardando el doble de lo estipulado y costando varias veces más, si se realiza de la mano de profesionales cualificados y con experiencia no debería ser así. Por lo general, una obra realizada por una promotora en Barcelona suele durar entre dos o tres meses máximo, haciendo una media entre reformas más complejas o “lavados de cara” más leves.

Uno de los errores que puede llevar a la situación de encontrarse medio año después con la casa patas arriba, es fiarse de los anuncios que proponen un precio por debajo de mercado. Además de alargar el tiempo de las obras, los materiales seguramente serán de calidad baja y podrían causar problemas a medio plazo, costando el doble la reparación de los mismos que la propia reforma. Si se desean unos buenos acabados y unos materiales de alta calidad, lo mejor es contar con profesionales de la construcción en Barcelona que tengan trayectoria y estén cualificados. Seguramente el coste a corto plazo será mayor, pero una reforma acabada a tiempo, con buena carpintería, pintura, sanitarios y otros materiales, durará muchos más años en buenas condiciones y librará de gastos innecesarios a los propietarios.

Conscientes de esta situación, incluso los bancos están otorgando financiación especial para este cometido, llegando a realizar préstamos que pueden alcanzar hasta el 80% del valor de la reforma total y con las facilidades de pago de una hipoteca, quizá no con los mismos tipos de interés pero sí con la posibilidad de realizar el pago a largo plazo, incluso hasta a 20 años. Un aliciente más para los posibles compradores que se estén planteando adquirir una vivienda y opten por hacerse con una de segunda mano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>